martes, 6 de noviembre de 2012

Mandu (만두).

 La receta de hoy es también bastante conocida. Se trata del Mandu (만두), un tipo de empanadillas coreanas con un gran abanico de variedades. En mi receta he decidido usar pasta celofán (quizás llamada así por su color semitransparente) y carne de cerdo y ternera como ingredientes principales. Pero si no encontramos ese tipo de pasta podemos prescindir de ella, y en cuanto a la carne, ¡también podemos prescindir de ella! Si queremos un mandu vegetariano podemos añadir tofu en vez de carne. Este cambio es bastante sano pues conseguiremos un mandu muy bajo en grasa y con un alto contenido de proteínas! :D Para cocinarlo podemos hacerlo al vapor (aún más sano!), frito o en sopa. Suele comerse acompañando algo como puede ser arroz o kimchi, o como comida mientras se bebe.

 

Ingredientes para 4:

  • Pasta de empanadillas/dumpling.
  • Pasta celofán.
  • 300-400 gr de carne picada mixta.
  • Media cebolla.
  • Una zanahoria.
  • 4-5 setas.
  • 2 ajos tiernos.
  • Un diente de ajo.
  • Un huevo.
  • Salsa de soja y aceite de sésamo.
  • Pimienta negra y sal.
  • Azúcar.



Elaboración:

La masa de mandu la sacaremos unas horas antes del congelador o la ponemos en la nevera la noche de antes. Si al sacarla vemos que se ha hecho escarcha intentamos retirarla porque el agua actúa como pegamento.

La pasta celofán tiene un color grisáceo oscura y semitransparente. La podemos encontrar en casi todas las tiendas de alimentación orientales y suelen venir en bolsas formando pequeños “nidos”, con uno de ellos tendremos suficiente para nuestra receta. Hervimos la pasta celofán durante 3 minutos a fuego alto y la mojamos en agua fría varias veces antes de trocearla en trozos bien pequeños.

 

Cortamos en pequeños dados la cebolla, zanahoria y setas. De los ajos tiernos desechamos la punta con raíces y las hojas finales y a continuación cortamos en rodajas finas.

 

Una vez tenemos todo bien preparado es hora de ponerse manos al asunto (o mejor dicho al cuenco), colocamos la carne picada en un cuenco grande, añadimos las verduras y pasta troceada, echamos el huevo, salpimentamos al gusto, añadimos una cucharada grande de azúcar y de salsa de soja y una cucharada pequeña de aceite de sésamo. También se le puede añadir una cucharada de vino de cocinar. Seguidamente mezclamos bien todos los ingredientes.

 
 

Y ahora llega la parte más complicada y pesada, os recomiendo hacerla sentados para evitar posibles dolores de espalda. Para hacer las empanadillas nos ayudaremos de un pequeño cuenco con agua, que como he mencionado antes actúa de pegamento. 


El mecanismo es muy fácil... mojamos alrededor de la masa, la colocamos en nuestra mano, añadimos la mezcla (normalmente la dosis adecuada es una cucharilla pequeña), la vamos cerrando poco a poco y podemos acabarla del modo que prefiramos. Los que yo suelo usar es o bien apretando bien los bordes o con la ayuda de un tenedor, si queremos hacer la forma en bolsita es mejor hacerlo con el tenedor porque será más fuerte. En este paso si no hemos cortado bien pequeño todo lo pasaremos algo mal... Colocamos el mandu en una bandeja que hemos enharinado un poco anteriormente para evitar que se adhieran y ahora solo será hacer los mismo muchísimas veces.

 
 

Esta vez como tenía mandus de sobra he guardado unos cuantos en bolsas herméticas. Los mandu en forma de bolsitas en la nevera para una receta de una sopa con mandu que cocinaré próximamente :P y otros normales en el congelador para otra vez que me apetezcan.


También si nos sobra algo de mezcla podemos hacerla en la sartén y comerla con algo de arroz, o está vez he aprovechado la harina para hacer unas pequeñas hamburguesas de relleno de mandu! Muy fáciles, hacemos una bolita, la rodamos por la harina y la aplanamos. Que no se diga que en estos tiempos malgastamos comida ;)

 

Cuando vamos acabando de hacerlos ponemos a hervir una cazuela bien llena de agua. Pondremos los mandu en la cesta de bambú sobre trozos de col o lechuga para evitar que se peguen durante la elaboración, también tendremos cuidado en no ponerlos demasiado juntos para evitar que nos salgan siameses XD El tiempo suele ser unos 10-15 minutos si no son muy gordos, y  siempre que vaciemos y llenemos de nuevo la cesta comprobaremos el nivel del agua para controlar que no nos quedemos sin agua a mitad y se queme la olla.

 

Para la salsa donde mojaremos el mandu mezclaremos unas 3 cucharadas de salsa de soja con unas gotas de aceite de sésamo y vinagre. Podemos ir probándolo para conseguir el equilibrio de sabor que nos guste. A la hora de mojar, una cosa que me gusta hacer antes, es morder el borde para que la salsa entre sin problemas.


Una vez tenemos todos los mandu los servimos en una bandeja que podemos acompañar de algo de ensalada y a disfrutar!
























3 comentarios:

  1. jooo que buena pinta tiene por favor....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues una vez compras la masa, son muy fáciles!a ver si te animas en la cocina y así puedes disfrutarlos ^_^

      Eliminar
  2. Todas las recetas muy buenas, gracias por compartirlas! ^^
    Fighting!!!

    ResponderEliminar